Época Contemporánea

Ya a mediados del siglo XIX la población se encontraba inmersa en un proceso de imparable retroceso, disminuyendo hasta los 219 habitantes como consecuencia, entre otros factores, del azote de las grandes epidemias del siglo como el cólera.

Para este momento contamos con un importante documento, el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus provincias de ultramar (1850), de D. Pascual Madoz, que nos ofrece un cuadro detallado de la villa a mediados del siglo XIX:

ORCHETA: l. con ayunt. de la prov. de Alicante (6 leg.), part. jud. de Villajoyosa (1), aud. terr., c. g. y dióc. de Valencia (22). SIT. en una barrancada rodeada de montes, á la márg. der. del r. Sella, dist. unas 2 horas del mar: le baten los vientos del NE., que causan mucho daño y bajan acanalados entre los montes de Relleu y los del pueblo; su CLIMA es templado, y las enfermedades más comunes tercianas, que desde 1839 se han aumentado considerablemente. Tiene 444 casas generalmente de 2 pisos y fáb. regular, aunque hay algunas de 3, las cuales se distribuyen en 9 calles bastante anchas y rectas, una plaza frente a la igl. de 450 palmos de long. y 70 de lat., y 2 plazuelas de poca consideración: hay casa consistorial, que es pequeña para las elecciones municipales; un ant. palacio donde habitaba el comendador de la órden de Santiago, cuyo piso bajo esta destinado á cárcel; escuela de niños á la que concurren unos 30, dotada con 1.300 rs., otra de niñas con 16 de asistencia y 750 rs. de dotación, y una igl. parr. (Santiago) servida por un cura de entrada y provisión del ordinario y del cura de Villajoyosa alternativamente. El templo fue construido desde 1759 hasta el 61, habiéndose consagrado en 25 de julio de 1764; es un edificio bastante sólido, aunque de piedra y cal, lo mismo que su torre, que es bastante elevada y de buena forma, con su reloj y 3 campanas; es de tres naves, y la principal tiene 429 palmos de larga, 78 de ancha y 80 de alta, con 9 altares incluso el mayor, dedicado á San Jaime, todo de madera y bien trabajado. El cementerio estuvo unido á la igl. ; pero en 1817 se hizo otro á la parte superior de la pobl., dist. unos 200 pasos, el cual es bastante capaz y ventilado. Confina el TÉRM. por N. con el de Sella; E. Finestrat; S. Villajoyosa, y O. Relleu: su extensión de N. a S. es de una hora, 2 de E. á O. En su radio se encuentran 6 casas de campo, varias minas de yeso, y al E. del pueblo un monte bastante elevado y estenso, cultivado en sus raices, y casi pelado en su parte superior. El TERRENO es desigual, formando cuasi todo graderias y pequeños bancales, que ninguno llega á 8 horas de arar: comprende 900 jornales de secano plantado de almendros, algarrobos y algunos olivos, y 1.000 de huerta que se riega con las aguas del r. Sella, y desemboca en el que baja de Relleu, llamado Amadorio, formando ellos y varios arroyos y barrancos que se le incorporan, el r. Villa, que desagua en el mar por Villajoyosa. Los CAMINOS son locales, de herradura y en no muy buen estado. El CORREO se recibe de Villajoyosa por un encargado del ayunt. tres veces á la semana. PROD. : trigo, cebada, maiz, almendras, algarrobas, vino, aceite, legumbres, buenas frutas, especialmente los melocotones y algunas verduras; mantiene ganado lanar, y hay caza de conejos, liebres y perdices. IND. : la agrícola, 2 tejedores de lienzos comunes, varias fáb. de yeso, de que se surten los pueblos comarcanos, y 2 molinos harineros. El COMERCIO: se reduce á la esportación de frutas, leña y harinas para Villajoyosa, en cuyo tráfico se ocupan algunos vec. y a la importación de salados, arroz y otros art. de que carecen: hay una tienda de lienzos de algodón. POBL. : 219 vec., 876 alm. CAP. PROD: 1.228,433 reales. IMP. : 54,658. CONTR. : 6,402: el PRESUPUESTO MUNICIPAL asciende á 8,000 rs., que se cubre con el prod. de arbitrios y por reparto vecinal.

En la actualidad, es cierto que muchas pequeñas poblaciones del interior de la Comunidad Valenciana se encuentran hoy en una difícil situación tras la crisis de los modelos agropecuarios, sufriendo un lento proceso de despoblamiento y estancamiento económico. Sin embargo, un panorama bien distinto se perfila en la actualidad para aquellos municipios de la llamada “segunda línea costera”, gracias al impulso generado por el sector turístico en la búsqueda de alternativas al “turismo de sol y playa”, en constante crecimiento en nuestro país y que puede llegar a convertirse en un factor clave de dinamización social y reactivación económica.

Dentro de este contexto encajaría perfectamente el caso de Orxeta, con un entorno natural y un patrimonio cultural privilegiado, bien comunicado y próximo a la costa y a los núcleos de población con fuerte vocación turística (Benidorm, Villajoyosa, Altea…), ingredientes todos ellos muy favorables para este modelo de desarrollo.