Clima

El clima responde al clima mediterráneo. Se caracteriza por poseer en verano unas temperaturas muy altas y en invierno suaves. Además, carece de frecuentes precipitaciones y regularidad en las mismas. Una irregularidad pluviométrica que produce tanto años de sequía como de riadas, elevando el grado de aridez, y afectando decisivamente en el paisaje natural y en el beneficio agrario.

La vegetación corresponde a la característica de climas subáridos con altos índices de aridez. De este modo, la vegetación potencial es la que comúnmente se conoce como espinar, junto al tomillar que lo sustituye en las zonas más secas.